Santiago Cusco en Bus: La Odisea

Este espacio es traído a ustedes gracias a nuestros AUSPICIADORES

Escribe: Nico

El miércoles fue día de locos. Nos juntamos con Ricardo a las 9:00am para empezar a hacer todas las transferencias de plata por parte de nuestros auspiciadores y luego adquirir el equipamiento que nos faltaba. Eran miles las cosas que debíamos hacer y teníamos solo un día. Siempre tratamos de hacer todo de tal manera de que no nos quedaran cosas para última hora pero de alguna manera no lo logramos.  En fin, ya a las 8 de la tarde se cerraron casi todas las tiendas donde teníamos que ir y nos quedaron un par de pendientes importantes, como cambiar las ruedas de mi bicicleta que después de haber andado más de 5200km están súper gastadas, pero bueno, veremos cuanto más aguantan. Después de las 8pm tomamos once y empecé a ordenar mis cosas. Así me dieron las 3 de la mañana, dormí dos horas para levantarme a las 5, ducharme, y partir en bicicleta al terminal.  Llegué a las 7:20am para tomar el bus a las 7:40am a Arica, sin embargo me toco un auxiliar muy pesado y mala voluntad que simplemente no me dejo meter la bici al bus:

– No no no, olvidalo, no vamos a meter tu bicicleta..!

– Pero por favor, si tienen espacio todavía y necesito urgente llegar a Arica, se lo ruego, dejeme meter la bici!

– No entiendes que es no? Más gente se sube en el camino y tu bicicleta molesta, no es no.

Hablé con el chofer y tuve la misma respuesta.

– Que hago entonces?

– Cambia tu pasaje y andate en el próximo bus a Arica.

Todo mal al comienzo… así salí finalmente a las 11:00am desde Santiago, rumbo a Arica. En el segundo bus no me pusieron problema con la bici pero tuve que pagar un raro “sobreequipaje” de $7.000. En fin, estaba tan cansado que no me quedaban más ganas de discutir. Así pasaron 27 horas para llegar finalmente a Arica. Durante el viaje se veía solo desierto, sin embargo, a lo lejos, se divisaba la cordillera con sus inmensos volcanes y cumbres nevadas. Que desafío es el que tendremos una vez estamos ahí, pensaba. Una vez llegado en Arica me fui de inmediato a Tacna. El cambio de paisajes y de gente se notaba a kilometros. Mucha gente de Peru que pasaba a Chile con mucha mercadería compartía el bus conmigo. Estaba en Arica, pero ya me sentía como en Peru. En el viaje hacía Tacna conocí a Ricardo, un Profesor de Historia e Inspector de un Colegio en Arica que viajaba a dicha ciudad para celebrar su cumpleaños. Me contaba que el carrete era mucho mejor y además era todo mucho más barato. También me contó cosas muy interesantes, como por ejemplo que muchas personas en Arica van al doctor y al dentista a Tacna, ya que allá es prácticamente gratis y el servicio es de muy buena calidad, mientras que en Arica era todo lo contrario: Malo y Caro. Llegue a Tacna y ahi tuve que esperar unas 5 horas para tomar otro bus a Arequipa. En la espera en el terminal ya empecé a disfrutar de las bondades del Peru. La gente toda muy simpática  y la comida, como siempre, espectacular y baratísima. Por 6 soles, un poco menos de $1.200, me comí un menú completo, que es, entrada de sopa, plato de fondo (arroz pollo más ensalada) más todo el jugo que quisiera. Todo obviamente con el toque peruano. Exquisito, excelente, no podía estar mejor. El bus de Tacna a Arequipa fue toda una experiencia. Me fui en lo más barato que había, un bus de 20 soles, menos de 4 lucas. La mayoría de los pasajeros eran las tipicas señoras peruana más de pueblo, como la de la foto. Todas iban llenísimas de Ropa, toda comprada en Tacna, la cual llevaban a Arequipa para venderlas en el mercado. El problema con esto, es que hacerlo esta prohibido, y durante la ruta hay como 4 “aduanas”, que son puestos de control, donde para a los autos y los revisan por completo para ver si no están llevando algo que no corresponda. Por lo mismo, mi compañera de puesto, una señora peruana de unos 70 años, me pidió que escondiera un par de poleras nuevas que llevaba para vender y además que me pusiera un par de chaquetas para que parecieran como si fueran mías. Como yo soy turista, no me iban a revisar, mientras que a ellas les abrían absolutamente todo. Así la ayudé con lo que me pidió. Llegamos al primer control, ya de madrugada, y empezó el desastre. La policía era muy mala onda y controlaban como si se tratase de un operativo antidrogas o algo así, pero no, era solo buscar bolsos con toda la ropa nueva, lo cual consideraban un tipo de tráfico. Todas las señoras en el bus gritaban contra ellos:

– Hijo de Puta! (gritaban desde atrás)

– Maricon, dejen a estar pobres señoras ganarse la vida!

– Señora callesé por favor, si no esto se pondrá peor!

Me dió mucha rabia la situación. Los tipos trataban a estas viejitas como si se tratara de narcos, cuando ellas solo estaba buscando los medios para ganarse la vida. Habiendo tanto crimen y otras cosas más importante de que preocuparse en Perú consideré ridiculo toda esta revuelta. Y se iba a repetir cuatro veces más a lo largo del camino. Yo solo me hacia el dormido y abrazaba la mochila donde tenía las poleras de mi compañera de puesto. No me dijieron ni una sola palabra, sin embargo otras no corrieron con la misma suerte y perdieron todo lo que habían traído desde Tacna. Llegue a las 5am a Arequipa y tenía que tomar el último bus, a Cusco. El viaje fue un suplicio. 11 horas sentado pasando por cada pequeño remoto pueblo en el camino, subiendo gente en el camino y yo siempre atento a como iba mi equipaje abajo. Se subió de todo al bus. El paisaje eso si fue increíble y me toco conocer a mucha gente muy amable e interesante, todos pobladores de algunas de las zonas urbanas por donde pasamos. Finalmente llegue a Cusco a las 6 de la tarde. Me vine rapido al Hostel para juntarme con mi gran amigo Sebatián Luck, el cual me acompañará los primeros 10 días de la expedición hasta La Paz, en Bolivia. Por fin estaba en Cusco, ahora solo descansar y esperar el Lunes para subirse a la Bici.

4 Respuestas a “Santiago Cusco en Bus: La Odisea

  1. Ricardo y Nico suerte en su travesía y sigan contando sus aventuras.
    Un abrazo Ernesto amigo de Laura la madre de Ricardo

  2. Buena Nico! Felicitaciones por lo q estai haciendo, estai cumpliendo tu sueño “aperradamente”, un abrazo y exito.
    Cuando vuelvas nos tomamos unas chelas!

  3. Felicitaciones por la travesía que están haciendo, muy lindos los lugares por donde estarán. Mucha suerte en su ruta y reviviremos su odisea con lo que vayan contando. Mucha suerte y éxito…. Un fuerte abrazo
    Gaby, tía de Ricardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s